lunes, 28 de mayo de 2012

COMUNICADO DE ROBERTO PARRA MATEO

                                                       
      En respuesta a la querella anunciada por el Gobierno de Castilla-La Mancha contra mi persona, me veo en la obligación de salir al paso para negar y desmentir todos y cada uno de los extremos que recoge dicha denuncia.

       En primer lugar, y como ex deportista, me gustaría dejar claro que todas, absolutamente todas mis actuaciones en el plano político se han ajustado a ese juego limpio que siempre me ha caracterizado en las pistas de atletismo. Juego limpio, transparencia, rectitud y legalidad que como no podía ser de otro modo, trasladé desde el primer día a mis responsabilidades políticas.

      En segundo lugar, lamento profundamente ser atacado de esta forma tan inapropiada como descarnada pese a que durante mi etapa como director general de Deportes en la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha he ofrecido mis conocimientos y experiencias adquiridas en las competiciones de elite con el único fin de aportar el mayor beneficio para la región y para todas y todos mis paisanos castellano-manchegos. Este es sin duda mi mayor orgullo, poder haber defendido el honor, la imagen y la bandera de mi tierra allá por donde he ido en el plano deportivo primero y después en el político.

      Considero que el hecho de querer poner en duda mi honorabilidad y rectitud mediante estas artimañas obedecen, y no me cabe ninguna duda, a una estrategia tóxica de contaminar y desviar la atención sobre los graves y acuciantes problemas que por desgracia y por demérito de la señora Cospedal padece esta región.

       De verdad que lamento profundamente que el Gobierno de Castilla-La Mancha incurra en este juego indigno, soez y deshonesto en un intento desesperado por desviar la atención sobre lo que realmente importa a los ciudadanos y, lo que es peor, pretender tapar una realidad de recortes, agresiones y desprecios a unos ciudadanos que en su mayoría ya se sienten defraudados y estafados por unas promesas convertidas en flagrantes mentiras acompañadas habitualmente por el estilo de injurias y descalificaciones que caracterizan a la presidenta Cospedal y a muchos, no todos, los dirigentes del Partido Popular de la región.

       Como no podía ser de otro modo, esperaremos con paciencia al desarrollo de los acontecimientos y mostraré mi más absoluto respeto a unas decisiones judiciales que no me cabe ninguna duda que dejarán a cada uno en su sitio, pues el que nada teme nada esconde, o al revés si lo prefieren, quien nada esconde nada teme, y si hay algo que he aprendido en la vida es a ser honesto y honrado en todas y cada una de las facetas de mi vida.

       Es posible que la señora Cospedal y algunos de los integrantes de su Gobierno no puedan decir lo mismo, circunstancia ésta que en sí sería apropiada para que directamente abandonaran la vida política. De hecho, y realizando una adaptación de un popular refrán, me atrevo a manifestar abiertamente que "se creen Cospedal y muchos de los dirigentes del Partido Popular que todos son de su misma condición".

       Pues nada más alejado de la realidad, porque entre mis méritos y mis defectos les puedo asegurar que en ningún caso encontrarán nada, absolutamente nada que pudiera perjudicar de modo intencionado alguno a un ciudadano y sí un esfuerzo y un compromiso denodado para defender el interés general.

       Por último, siento que es un honor no ser de la clase de políticos como lo puedan ser la señora Cospedal y todos los que a su alrededor gravitan, hasta el punto de querer destruir al adversario a base de falsedades. Eso sí, les puedo asegurar que en rigurosidad, integridad y honor me pueden igualar pero no superar, por lo que finalizo lamentando de nuevo este ataque efectuado en un momento concreto y con unas intenciones también muy concretas que más pronto que tarde quedarán en evidencia con la verdad, una única verdad que pasa por intoxicar a la población y tratar de confundirla y anestesiarla del profundo dolor al que la están sometiendo hasta límites que rayan lo inhumano.

Roberto Parra Mateo

No hay comentarios:

Publicar un comentario