lunes, 8 de abril de 2013

"¿CUÁNTO, CÓMO, CUÁNDO...? " DEL BLOG ARTLETISMO.BLOGSPOT.COM


DEL NUEVO BLOG http://artletismo.blogspot.com.es/, COPIO Y PEGO LA SIGUIENTE INFORMACIÓN

====================================================

¿Cuánto, cómo, cuándo......?

      Son preguntas que tanto atleta como entrenador se hacen al plantear el proceso de entrenamiento. El entrenamiento puede, en algunas ocasiones, ser la excusa para hacer ejercicio, estar con los amigos, pasarlo bien, etc, pero en muchos casos, lo que buscamos es mejorar un rendimiento y conseguir unos objetivos que suelen reflejarse en una marca o puesto en una competición.

      Una vez que planteamos el objetivo tenemos que establecer qué necesitamos para conseguir ese objetivo partiendo del momento en el que nos encontremos y la disponibilidad que tengamos para entrenar; no es lo mismo entrenar 4 días a la semana que 7, ni es lo mismo pretender mejorar 5 segundos en 5000 que 25 segundos en esa misma distancia.
Creemos que es casi tan importante como el entrenamiento, el ser capaces de plantear bien los objetivos, y el saber qué se necesita para lograr esos objetivos conociendo las limitaciones y posibilidades del atleta.

      Una vez que tenemos claro lo anterior deberíamos programar de forma general la temporada o el tiempo que tengamos para lograr nuestros resultados. Programar supone dividir en tiempo en períodos más o menos grandes, fijar competiciones, tests, etc.
La programación supone, por parte del entrenador un conocimiento de la prueba a entrenar, puesto que lo que vayamos trabajando tiene que llevarnos en el momento elegido a lograr nuestro máximo rendimiento. Es de lógica suponer que las diferentes disciplinas tienen unos requerimientos técnicos, fisiológicos y psicológicos muy diferentes, e incluso dentro de una misma disciplina deberíamos diferenciar el nivel de los atletas; no es lo mismo entrenar para correr 800 en 1´49 que en 2´10 por ejemplo.

        A partir de aquí queda trabajar sin dejar de analizar el proceso de entrenamiento  para detectar posibles errores que puedan subsanarse antes de que sea demasiado tarde.
Una vez terminada la temporada se hará una valoración más detallada para que en el futuro corrijamos fallos y mantengamos lo que nos haya hecho triunfar.
El lograr una medalla, conseguir una marca, hacer una mínima o simplemente acabar una carrera es muy gratificante para el atleta, pero si detrás hay un entrenador, éste también lo disfruta.

       El mundo del entrenamiento es apasionante porque no es algo matemático. Hay muchos entrenadores de los que podemos aprender por sus publicaciones, entrevistas, comentarios, y también hay muchas formas de dirigir a un atleta o grupos de atletas. Lo que, en mi opinión, debemos tener en cuenta, es que es preferible entrenar con un método o sistema, que ir improvisando día a día. El método o sistema pueder estar equivocado, pero una vez revisado puede modificarse, sin embargo la improvisación puede llevarnos a no saber por qué fracasamos o incluso por qué triunfamos sin ser capaces más adelante de repetirlo.
        Pues eso. ¡A entrenarlo bien!

No hay comentarios:

Publicar un comentario